Conocí a Diego una mañana de Febrero de 2005 en la Estación de Victoria, era el Maquinista con el que me tocaría trabajar en maniobras de patio en esa estación. Era mi primera ocasión en que yo realizaría funciones de Jefe de Tren. Ante mi poca experiencia en este trabajo, Diego fue de mucha ayuda, enseñándome los trucos y cuidados que este trabajo requería.
Fue muy bien recibido en mi grupo familiar tanto de Victoria, Lautaro y Villarrica, y era un permanente invitado a nuestras reuniones familiares.
Me contó que era de la ciudad de Coronel, que tenía su pareja y un pequeño hijito. Nos hicimos muy cercanos, compartiendo además del trabajo, salidas, historias y agotadoras jornadas en las Estaciones de Victoria, Lautaro y Los Lagos.
Diego además era un regular practicante de las arte marciales, específicamente de la disciplina Nitjutso.




El año 2006, mientras efectuaba labores de Movilizador en la localidad de Colcura, escuché por radio una voz conocida, era Diego, que maniobraba con su locomotora en la Estación de Coronel. Había pasado 7 meses sin tener noticias de él y luego de comunicarnos por teléfono, recordamos anécdotas que pasamos e intentamos reunirnos, pero por nuestros turnos nunca logramos hacerlo.




Luego, el año 2007, cuando trabajé como Jefe de Tren en la Empresa OHL, mi tren con recorrido Victoria-La Unión, hizo una parada en la Estación de Mariquina. Ahí me encontré con Diego que hacía maniobras de patio con una locomotora tipo 5.000. Me subí a la locomotora y con un fuerte abrazo nos saludamos y tuvimos una rápida conversación de 10 minutos, en la que nos contamos cosas de nuestras vidas y trabajo. Con un abrazo, igual de afectuoso, nos despedimos y nuevamente quedamos de acuerdo en encontrarnos en algún momento.




 Los primeros días de Marzo de 2010, llamé a Diego, para preguntarle cómo estaba, pues como Diego era de Coronel y esa zona fue una de las más afectadas por el terremoto del 27 de Febrero, quería saber si había sufrido los efectos del megasismo. Me contó que lo había perdido todo, que su casa se había caído completamente. Mientras me relataba su drama, la emoción y la pena lo superaron y lo oí llorar.
La madrugada del Sábado 06 de Noviembre de 2010, en San José de la Mariquina, Diego fue cobardemente asesinado de 12 puñaladas, mientras compartía una noche de tragos con otras dos personas, quienes finalmente fueron sus verdugos. Cuando me avisaron de su muerte, sentí que perdía a un amigo y compañero de trabajo muy sacrificado, que trabajaba muy lejos de su casa para el bienestar de su señora y sus dos hijos de 10 y dos años. Se me vinieron instantáneamente todos los recuerdos junto a Diego en el trabajo y las ocasiones en que salíamos a divertirnos.
El mundo ferroviario ha perdido a uno de los suyos, seguramente en algún patio de alguna estación, hoy Lunes 08 de Noviembre de 2010, cuando sea sepultado en Dichato, algún compañero Maquinista hará sonar el pito de su Locomotora, como homenaje y despedida a uno de los nuestros... a un buen compañero, a un buen amigo.

DIEGO, DESCANSA EN PAZ, COMPAÑERO Y AMIGO.

Italo Martínez Rival.






Una de las últimas fotos de Diego. Aquí, en Estación Mariquina.




Junto a Diego en Victoria, compartiendo un trago y jugando naipes.
Febrero de 2005. 


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen homenaje a Diego yo tambien lo conoci y la verdad es dificil aceptar lo sucedido....
Un abrazo Italo ......

RODRIGO dijo...

yo también lo conocí al diego......... es mas,,, hicimos el curso de inicio juntos....

Rodrigo Mendez dijo...

Esto es lamentable............espero que estos delincuentes pagen
y un saludo a su familia y la máxima fuerza en este proceso

Omar Acuña Hernández dijo...

Italo: emocionado leí tu post. Una tremenda pena que un ferroviario pierda así la vida, no como un mártir en su trabajo.
Cúidate

CRISTIAN MARCELO dijo...

Es una gran pena la que siento, por la perdida de dieguito, lo conocía desde que era un niño, siempre su carita llena de risa y alegría. Hace mucho tiempo no tenia ningún contacto con él, pero el cariño que siento por su hermano Cristian y él siempre lo he mantenido. Siempre te recordare estimado Diego.

Marcel Aillón

Copyright 2010 Vida de Trenes
Lunax Free Premium Blogger™ template by Introblogger